Inflación

Energía, alimentos y, en general, los precios de las materias primas, son la principal fuente de presión sobre la inflación, en todo el mundo. Aunque hay motivos para esperar que la inflación retorne a su patrón precrisis a largo plazo, los riesgos han aumentado y, en especial en EEUU, que marca el ritmo para los mercados financieros globales. Allí, los precios de la vivienda, los salarios y las expectativas tienen la capacidad de lograr que el ritmo de moderación del IPC sea más lento de lo esperado.

LA TESIS TODAVÍA DOMINANTE en cuanto a la inflación resulta acorde con que el actual episodio de sus altas tasas será temporal y acabaremos por converger hacia la situación previa al coronavirus, si bien ésta exige una serie de aclaraciones. En países tales como EEUU, las tasas superiores al 5% para la inflación tienen una fecha temprana de caducidad que no pasará de diciembre, debiendo recordar que cuestiones tales como el encarecimiento de los automóviles usados y los carburantes llegaron a explicar casi el 60% del incremento de la inflación estadounidense. Esta realidad empieza a quedar atrás y se notará en los índices estadounidenses de precios, si bien la clave radica en qué parte de la inflación actual será permanente en los EEUU y otros lugares del mundo. En este sentido, hay tres grandes escenarios:

1. El dominante en los mercados hasta el momento actual: las altas tasas de inflación que estamos viviendo son pasajeras y las dinámicas de los precios en el medio y largo plazo no serán muy distintas a las acostumbradas antes del COVID-19.

Para acceder a este contenido, necesita una suscripción a la Revista Consejeros, vea los “PLANES DE SUSCRIPCIÓN”.
Si ya dispone de una suscripción debe “INICIAR SESIÓN”.

ABIERTO A COMENTARIOS

ESPAÑA: El IPC puede acercarse al 4,5%, con el riesgo que supone el indexar pagos importantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *