Los precios suben y los bonos bajan

Bolsa EEUU

Y las acciones se frenan. En EEUU la reactivación coge fuerza y las expectativas de inflación se han ido ya más allá del 2%, provocando una sacudida en el mercado de bonos que llegó a Europa.

Liderada por los treasuries de los EEUU, la rentabilidad de la deuda pública se ha disparado ante un potente cóctel: afianzamiento de la recuperación económica y riesgo de aumento de la inflación. La rentabilidad real del bono de EE.UU. a 30 años ha entrado en positivo por primera vez desde junio de 2020, mientras que la rentabilidad nominal a 10 años ha subido este año 50 pb” explicaban a primeros de este mes los analistas de Robeco.

Y es que el bono a 10 años de EEUU, que ofrecía a primeros de enero un 0,92%, ofrecía a primeros de marzo, solo dos meses después, un 1,55%. Un movimiento “tectónico” para el mercado de bonos que, sin embargo, conviene poner en perspectiva: En 2013, por ejemplo, durante el ya famoso taper tantrum de la FED, ese mismo bono USA a 10 años pasó del 1,5% al 3% en cinco meses. Y, a la inversa, en 2020 pasó del 1,9 al 0,5% durante el primer trimestre, con la llegada de la pandemia.

La actual sacudida deriva de las ventas masivas generadas por el convencimiento de que la recuperación coge fuerza en EEUU, y de que con ella reaparecerá también la inflación (los últimos datos de inflación en EEUU son ya +1,4% i.a.) lo que podría llegar a poner fin a la política ultra laxa de la FED, que de momento mantiene inalterable su ritmo de compras, por 120.000 millones al mes (80.000 en deuda pública) dando soporte a los mercados.

Para acceder a este contenido, necesita una suscripción a la Revista Consejeros, vea los “PLANES DE SUSCRIPCIÓN”.
Si ya dispone de una suscripción debe “INICIAR SESIÓN”.

CONSEJEROS

En derecho español, los administradores son, por delegación de las juntas, los responsables últimos del gobierno societario. Administradores, llamados "CONSEJEROS", aunque no aconsejan al presidente sino que lo eligen de entre ellos. QUEREMOS CONTAR QUÉ PIENSAN, Y POR QUÉ, quienes administran nuestros capitales, nuestros votos y nuestros derechos en las grandes sociedades cotizadas, y en las grandes instituciones surgidas para defendernos y representarnos, para marcar el rumbo.