En nuestra Europa comunitaria la deuda pública pasará del 86% a cotas superiores al 100%, con Italia en el 160% y Francia y España en el entorno del 120%.

Luis Alcaide

En la crisis de 2008, recordaba una comentarista estadounidense de color, “algunos de los titanes de Wall Street sonaron botes y cacerolas frente a la FED reclamando dinero”. Ojo por tanto a la hora de distribuir los cheques. En España, abanderados patriotas y en Italia chalecos naranjas reclaman libertad frente al confinamiento totalitario. Italia se esfuerza en encontrar su normalidad ante las marchas de los descontentos. En España, la patronal CEOE acepta volver a la mesa de negociaciones en tanto que la presidenta del Banco Santander alienta a todos a la colaboración inmediata porque el rabioso presente es dramáticamente vital para aguantar el desplome del PIB. Si la ciudadanía aguanta, se sostendrá la caída de la producción mientras autónomos y asalariados hacen de tripas corazón con la ayuda de los ERTES. El episodio de Bildu o los escupitajos entre el vicepresidente segundo y los portavoces de Vox y el PP se olvidarán, como cualquier reyerta de colegiales.

Para acceder a este contenido, necesita una suscripción a la Revista Consejeros, vea los "PLANES DE SUSCRIPCIÓN".
Si ya dispone de una suscripción debe "INICIAR SESIÓN".