RU: El caos que se avecina el 1 de enero

El 1 de enero, la vida cotidiana de los británicos y el comercio entre la UE y el Reino Unido cambiarán. Cuarenta y ocho años de estrecha cooperación llegarán a su fin y habrá cambios, importantes cambios.

Von der Leyen y Johnson, que acepta retirar las claúsulas de su ley de mercado interior que vulneraban lo acordado.

Durante meses, el Brexit ha girado alrededor del acuerdo bilateral de libre comercio entre el Reino Unido y la Unión Europea. Esta atención ha hecho olvidar un elemento crucial: con acuerdo o sin él, los cambios se producirán inevitablemente el 1 de enero debido a la salida del Reino Unido del mercado único y de la unión aduanera europea. Algunos de estos cambios obstaculizarán la vida cotidiana del pueblo británico, otros perturbarán seriamente la actividad económica.

Para los ciudadanos.

Como el Reino Unido no quería integrarse en el espacio Schengen para poder comprobar la identidad de sus visitantes, los ciudadanos británicos que entraban en la Unión Europea y los europeos que viajaban al Reino Unido siempre habían tenido que mostrar sus patas blancas en las fronteras. A partir de ahora, los ciudadanos británicos no podrán residir durante más de tres meses en un período de seis meses consecutivos en un Estado miembro de la Unión Europea. Por su parte, Londres da a los residentes europeos la oportunidad de permanecer en el Reino Unido durante seis meses cada año. Para un período más largo, ambos tendrán que solicitar un visado.


“La salida de la PAC obliga al Gobierno a sustituir las ayudas europeas a agricultores y ganaderos, con el cuidado animal y del medio ambiente como requisitos”


Desde un punto de vista práctico, los ciudadanos británicos ya no podrán aprovechar las líneas dedicadas a los ciudadanos de la UE en los aeropuertos. Los ciudadanos de la UE ya no podrán usar sus tarjetas de identificación para entrar al Reino Unido, sólo se permitirán los pasaportes.

Los permisos de conducir británicos ya no serán válidos en la UE. Por consiguiente, los ciudadanos británicos deberán obtener un permiso de conducir internacional y deberán obtener una tarjeta verde de su aseguradora que confirme la cobertura de su vehículo, que deberá llevar la etiqueta GB. Su tarjeta de seguro europeo ya no será válida y tendrán que contratar un seguro, si su tarjeta bancaria no se lo proporciona. Finalmente, el transporte de mascotas se complicará potencialmente.

Al Reino Unido habrá que viajar con pasaporte, y solicitar visado para estar más de seis meses por año.

Los trabajadores y el comercio
Los británicos no necesitarán un visado para trabajar en la UE y la reciprocidad será verdadera. Pero ciertas actividades serán prohibidas – la lista aún no se ha hecho pública. Esta cuestión se plantea tanto para los artistas como para los consultores.
——En cuanto al simple comercio, todos los exportadores e importadores del Reino Unido deberán tener un nuevo número de identificación (EORI) que comienza con GB. Sus transportistas deberán disponer de documentación para las aduanas europeas y británicas.
——El Gobierno del Reino Unido acogió con satisfacción a principios de diciembre la puesta en marcha de un Centro de Operaciones Fronterizas “que funcionará 24 horas al día, 7 días a la semana y utilizará programas informáticos de vanguardia para vigilar la frontera del Reino Unido en tiempo real”. El gobierno olvida especificar que, menos de un mes antes de la supuesta fecha de su puesta en marcha, el software aún no está operativo y que su gigantesco aparcamiento para camioneros sigue siendo sólo un terreno baldío.
——Conscientes de su retraso, algunos ministros han tratado de trasladar la responsabilidad del caos que se avecina a los hombros de las empresas. “Si los comerciantes del Reino Unido y la UE no rellenan los documentos correctos, sus mercancías serán detenidas cuando entren en la UE y se producirá una interrupción”, advirtió Michael Gove, que está a cargo de la coordinación gubernamental en Brexit, en una carta.
——Hasta 7.000 camiones podrían amontonarse en las dos autopistas que unen Dover y Folkestone con el resto de Inglaterra. Esto significaría dos días de espera antes de poder cruzar el Canal… lo que ha provocado la ira de la asociación de transporte por carretera. “Escribimos a Gove en marzo en el pico del Covid diciéndole que necesitamos un período de transición más largo, que necesitamos que nos consiga algo de tiempo porque no tendremos tiempo para prepararnos antes del 1 de enero”, dijo Richard Burnett, presidente de la Asociación de Transporte por Carretera. “¡Pero no nos escucharon! Esto demuestra la falta de comprensión del gobierno sobre nuestra industria”.


“El 1 de enero cientos, si no miles de empresas que venden bienes o servicios entre el Reino Unido y la UE romperán una u otra regla”


——Por el contrario, la Policía Fronteriza Francesa llevó a cabo una prueba a gran escala el 24 de noviembre para comprobar las capacidades necesarias para gestionar el flujo de camiones. Francia, en particular, ha construido también zonas cercanas a las zonas de carga para los camioneros que se dirigen al Reino Unido, a fin de que puedan esperar a que se examinen su documentación.
——Todos los productos importados y exportados deberán ser etiquetados con el nombre de su importador (europeo o británico) y el logotipo de la CE, demostrando su conformidad con las normas de la UE. Los bienes producidos en el Reino Unido ya no podrán llevar la indicación «origen UE», a diferencia de los productos fabricados en Irlanda del Norte, que siguen estando prácticamente integrados en el Mercado Único. Estas mercancías normalmente se comprueban en las estanterías de las tiendas.
——Como explica Sam Lowe, del Centro para la Reforma Europea, “El 1 de enero de 2021, cientos, si no miles de empresas que venden bienes o servicios entre el Reino Unido y la UE romperán una u otra regla, aunque sea por error”. Para Lowe, “la cuestión no es si las empresas quebrantarán la ley, sino con qué vigor las autoridades de la UE y del Reino Unido optarán por aplicar las nuevas normas”, dijo. La industria ha advertido durante mucho tiempo que no puede estar preparada a tiempo para el 1 de enero porque todavía no se conocen todas las normas que deben cumplirse: dependen de si el Reino Unido consigue o no un acuerdo de libre comercio con la UE.

“En la agricultura ya no será posible recibir subsidios por el mero hecho de producir”.

Fin de las subvenciones europeas.
El fin del acceso de los agricultores y ganaderos a la Política Agrícola Común obliga al gobierno a sustituir las subvenciones europeas. La ley sobre agricultura, que entró en vigor a mediados de noviembre, hace hincapié en la noción de “bien público”. Las autoridades indican que ya no será posible recibir subsidios por el simple hecho de producir sin tomar medidas para respetar el medio ambiente, limitar los efectos sobre el cambio climático y la contaminación o el bienestar de los animales, etc. Estas disposiciones se detallarán en los próximos meses, pero ya está claro que el gobierno tiene la intención de poner el énfasis en el bienestar de los animales y la protección del medio ambiente, como se confirma con el anuncio del jueves sobre la prohibición de las exportaciones de animales vivos a partir del 1 de enero.
——Muchos otros sectores se ven afectados por el fin del acceso a los subsidios europeos. El programa Horizonte 2020, cuyos fondos aún no se han agotado, sigue utilizándose. Pero el Consejo de las Artes de Inglaterra, el organismo gestor de la financiación de las artes en Inglaterra, había calculado que los proyectos británicos habían recibido al menos 345 millones de libras esterlinas (400 millones de euros) en subvenciones de la UE entre 2007 y 2016, o 40 millones de euros al año. A menos que el gobierno los sustituya, sus perspectivas se presentan sombrías.♦

CONSEJEROS

En derecho español, los administradores son, por delegación de las juntas, los responsables últimos del gobierno societario. Administradores, llamados "CONSEJEROS", aunque no aconsejan al presidente sino que lo eligen de entre ellos. QUEREMOS CONTAR QUÉ PIENSAN, Y POR QUÉ, quienes administran nuestros capitales, nuestros votos y nuestros derechos en las grandes sociedades cotizadas, y en las grandes instituciones surgidas para defendernos y representarnos, para marcar el rumbo.