Lidia Conde (Fráncfort)

Convencida del lema del Gobierno de Merkel: "Alemania va bien si Europa va bien". Por una Alemania europea, en una Europa competitiva, pero justa y solidaria. Periodista especializada en Economía por la Universidad Autónoma de Barcelona. Desde 1992 trabajo para la prensa española como corresponsal en Alemania. Admiro el consenso político y social de este país. Me gusta su idioma y disfruto de la cultura alemana. Cubrí la reunificación y la recomposición del este europeo tras la caída del Muro de Berlín.

Alemania: el populismo, cada vez menos popular

“Alemania ha gestionado la crisis sanitaria relativamente bien y su economía parece recuperarse antes de lo esperado. Si hace dos años uno de cada tres alemanes defendía ideas populistas, hoy es uno de cada cinco”. ¿Son muchos? ¿Son pocos?Uno de cada cinco alemanes cree en argumentos populistas, o tiene ideas antisistema o contra las élites, Leer más

Alemania: Más europea que nunca, preside la UE

“No podíamos esperar hasta alcanzar un acuerdo de cambio de tratados, había que reaccionar rápidamente a la epidemia” reconoce Merkel, para quien “la receta es que todos lleven bien sus cuentas al tiempo que crece la convergencia”. La crisis del Covid-19 tiene una dimensión social. También en Alemania. Los ciudadanos más modestos y menos formados Leer más

Ulrich Kater, economista jefe de DekaBank

“En la UE solo contamos con ayudas mutuas a través de los presupuestos. Y esas transferencias no se pueden otorgar para una libre disposición del dinero. Quien comunitariza las finanzas tiene que comunitarizar la decisión sobre su uso, sobre los gastos. Y eso siginificaría contar con reglas comunes en cuanto al mercado laboral, los sistemas Leer más

CONSEJEROS

En derecho español, los administradores son, por delegación de las juntas, los responsables últimos del gobierno societario. Administradores, llamados "CONSEJEROS", aunque no aconsejan al presidente sino que lo eligen de entre ellos. QUEREMOS CONTAR QUÉ PIENSAN, Y POR QUÉ, quienes administran nuestros capitales, nuestros votos y nuestros derechos en las grandes sociedades cotizadas, y en las grandes instituciones surgidas para defendernos y representarnos, para marcar el rumbo.