No bastará con dinero y letra impresa del BOE. Hay que crear un clima de certidumbre y confianza, indispensable para que la actividad pueda despegar.

JP Marín Arrese
JP Marín Arrese

En economía, lo que de verdad importa es la confianza. Ese factor, tan difícil de reducir a parámetros concretos, resulta determinante para que la suma de comportamientos de los agentes que operan en el mercado se traduzca en adecuados niveles de actividad y bienestar colectivo. Constituye un requisito tan evidente que, con excesiva frecuencia, no recibe la atención que merece. Se da por sentado sin detenerse a examinar sus carencias y las causas que las provocan. Se culpa, con razón, a la pandemia del agudo desaguisado a lo largo y ancho de la economía. Si, en un principio, se confió en un inmediato rebote, la realidad ha desmentido esa visión voluntarista. Se producirá, sin duda, una progresiva reparación de daños siquiera sea por un principio similar al de Arquímedes. Toda economía sumergida en un estado de tamaña postración tenderá a emerger, al liberarse progresivamente de los lastres que la hundieron. El problema es que muchos de estos frenos cobran peso creciente al prolongarse en el tiempo y enquistarse.

Para acceder a este contenido, necesita una suscripción a la Revista Consejeros, vea los “PLANES DE SUSCRIPCIÓN”.
Si ya dispone de una suscripción debe “INICIAR SESIÓN”.

CONSEJEROS

En derecho español, los administradores son, por delegación de las juntas, los responsables últimos del gobierno societario. Administradores, llamados "CONSEJEROS", aunque no aconsejan al presidente sino que lo eligen de entre ellos. QUEREMOS CONTAR QUÉ PIENSAN, Y POR QUÉ, quienes administran nuestros capitales, nuestros votos y nuestros derechos en las grandes sociedades cotizadas, y en las grandes instituciones surgidas para defendernos y representarnos, para marcar el rumbo.