Es una nueva versión de la fábula de la liebre y la tortuga. Porque esta vez la liebre británica, obviamente la primera sorprendida por su ventaja sobre la UE -que se ha desprestigiado innecesariamente en este asunto- no se deja llevar.

Reino Unido, Boris Johnson, vacunación covid
Reino Unido ya “es libre de hacer las cosas de forma diferente, y si es necesario mejor, que nuestros amigos de la UE”.

El primer ministro británico, Boris Johnson, está ganando su carrera por la vacunación. El Reino Unido tiene por si solo más vacunados que España, Francia, Alemania e Italia juntos. Todo un éxito que demuestra que, en tiempos de crisis, la flexibilidad recuperada fuera de la organización europea puede ser ventajosa. ¿Una sorpresa? No necesariamente. Ya en su mensaje de Año Nuevo, dijo que las vacunas «se lanzaron en un Reino Unido que es libre de hacer las cosas de forma diferente, y si es necesario mejor, que nuestros amigos de la Unión Europea».
——La carrera británica por la vacunación comenzó a finales de la primavera, cuando el Reino Unido se está viendo muy afectado por la tormenta de coronavirus y el Primer Ministro Boris Johnson es hospitalizado -tras negar la gravedad del virus durante varias semanas- antes de ser enviado a cuidados intensivos el 6 de abril. Poco más de un mes después, el 18 de mayo, su gobierno firmó con las universidades Imperial College y Oxford y la empresa farmacéutica AstraZeneca un contrato de 84 millones de libras (94 millones de euros) para el desarrollo de una vacuna contra el Covid-19. A cambio, recibirá 100 millones de dosis.

Pascal Soriot, AstraZeneca
Pascal Soriot, el francés al frente de la británico-sueca AstraZeneca, ha explicado que con Reino Unido han tenido tres meses más de plazo para preparar la producción que con la Unión Europea.

“Nuestros científicos están a la vanguardia del desarrollo de vacunas», dijo el entonces ministro Alok Sharma. Este acuerdo con AstraZeneca significa que si la vacuna de la Universidad de Oxford funciona, los británicos serán los primeros en tener acceso a ella, lo que ayudará a proteger miles de vidas. Entonces se estima que una sola dosis por persona será suficiente. Por eso, dice, «además de apoyar a nuestra propia población, podemos poner las vacunas a disposición de los países en desarrollo al menor coste posible». La empresa británico-sueca AstraZeneca, dirigida por el francés Pascal Soriot, había firmado un contrato con Oxford para vender la vacuna durante esta pandemia a precio de coste. Algo que contrasta con sus competidores, que obtienen márgenes más o menos amplios. La empresa probablemente calcula que podrá obtener beneficios en los próximos años, si el coronavirus se convierte en un elemento permanente en el panorama mundial.

¿Chapucero? ¿o rápido?
En un momento en el que la pandemia es mundial, Boris Johnson quiere demostrar con actos que, a pesar del Brexit, Reino Unido quiere estar a la vanguardia de la tecnología mundial, que es capaz de cuidarse a sí mismo y que no se dejará avasallar. Así que no participa en el proyecto de contratación conjunta organizado por la Unión Europea. Ya tres meses antes Gran Bretaña se había negado a participar en el proyecto de compra conjunta de máscaras y equipos de protección para el personal sanitario.
——En ese momento, Johnson fue duramente criticado aquí, debido a su motivación principalmente ideológica. Sin embargo, no era el único que actuaba así. Además de los Estados Unidos, Francia, Alemania, los Países Bajos e Italia habían reservado más de 300 millones de dosis con AstraZeneca hasta el pasado 13 de junio. Pero bajo la presión del resto de la UE, estos cuatro Estados miembro están teniendo que dar marcha atrás. Finalmente, la organización europea no firmó su contrato hasta el 27 de agosto.
——Este desfase de fechas entre las dos firmas -del 18 de mayo al 27 de agosto- tuvo al parecer un efecto considerable en la producción respectiva. «Con el Reino Unido, hemos tenido tres meses más para resolver nuestros problemas de producción» en las fábricas británicas, recordó la semana pasada el jefe de AstraZneca, Pascal Soriot.


“Tiene más vacunados que España, Francia, Alemania e Italia juntos. Desde el 12 de enero vacuna no menos de 200.000 personas diarias”


Boris Johnson no se apoyó únicamente en la vacuna británica. Su gobierno firmó el 20 de julio un contrato con las estadounidenses Pfizer y BioNTech para el suministro de 30 millones de dosis por una cantidad no revelada. Ese mismo día, anunció que había llegado a un acuerdo con la francesa Valneva para la entrega de 60 millones de dosis por 470 millones de euros y para una opción de 130 millones de dosis adicionales entre 2022 y 2025, por casi 900 millones de euros. También garantiza que se producirán al menos 100 millones de dosis en las plantas escocesas de la empresa francesa. Ya se están estudiando las cuestiones fronterizas posteriores al Brexit.
——El liderazgo de Londres frente a la UE es tanto más importante cuanto que desde el 2 de diciembre el gobierno británico aprobó el uso de la vacuna producida por Pfizer y BioNTech. Seis días después, los primeros ciudadanos británicos eran vacunados. Para enfado de algunos representantes europeos, que creen que Londres ha sido «chapucero» en su revisión de las pruebas realizadas por Pfizer. La UE esperaría hasta finales de diciembre para aprobar el uso de la misma vacuna.
——El inicio de la vacunación fue tímido: en la última semana de diciembre se vacunaron 243.039 personas, una media de 34.719 al día. Tras unos cuantos crujidos de dientes y una experiencia catastrófica al principio de la pandemia -en la realización de las pruebas- el gobierno debe afrontar los hechos: es hora de dejar de utilizar ejércitos de consultores privados pagados a precio de oro y, en su lugar, utilizar un activo ya presupuestado y a su disposición, su sistema sanitario, utilizado para vacunar a sus habitantes durante todo el año. Desde entonces, las cifras se disparan, de modo que desde el 12 de enero, al menos 200.000 personas están recibiendo la primera dosis de la vacuna cada día, con un récord de 598.389 personas que la recibieron el sábado 30 de enero.

Y pedir disculpas
En Bruselas, el problema es considerable. Sobre todo porque, debido a un problema de producción en las plantas de AstraZeneca para los 27 Estados miembros, la UE entra en pánico y el viernes 29 de enero, la Comisión activa el artículo 16 del Protocolo sobre Irlanda del Norte, que forma parte del Acuerdo del Brexit, restableciendo así una frontera entre las dos Irlandas. Una acción fue totalmente desproporcionada porque se temía que los británicos recuperaran las vacunas destinadas a los europeos a través de Irlanda del Norte. «Las circunstancias no lo justificaban y socavaba su imagen como pacificadora en la región», afirma Jess Sargeant, del think-tank Institute for Government.


“Ni siquiera deberíamos haber pensado en el art. 16 -que restableció la frontera entre las dos Irlandas-, lo lamento” dijo Von der Leyen


Ante el clamor causado por esta decisión, la Comisión se echó atrás inmediatamente. Su presidenta, Ursula von der Leyen, admitió el 4 de febrero que «ni siquiera deberíamos haber pensado en el artículo 16, lo lamento» y que la crisis sobre el contrato de suministro de AstraZeneca había terminado. Sin embargo, el daño ya estaba hecho. La impresión de neutralidad de la UE y, sobre todo, su trabajada imagen de organización reflexiva y positiva, que había conseguido que se aceptara en contraposición a la impulsividad y negatividad del gobierno británico, se ha hecho añicos. Incluso ha sido acusada de hipocresía tras repetir repetidamente durante las negociaciones del Brexit su negativa a restablecer una frontera dura entre las dos Irlandas, que habría puesto en peligro la paz. Acababa de faltar a su palabra a la primera oportunidad.
——Este comportamiento totalmente irresponsable mostró otra cara bien distinta de la UE. La de una organización que puede ser impulsiva, egoísta y despiadada. ¿Es una sorpresa? Sí, para el público en general. Para los negociadores británicos del Brexit, esa imagen hace tiempo que se había roto. Varios de ellos nos explicaron de forma anónima que los negociadores de la UE habían sido «despiadados», «fieros» y «en absoluto la gente simpática y agradable que consiguen hacer creer en público». En particular, el francés Michel Barnier fue señalado por su «arrogancia». Para estos negociadores británicos, solo hay dos cosas peores que negociar con la UE… hacerlo con Estados Unidos y China.
——Para los ciudadanos europeos, esto no es una tan mala noticia. Confirma que están bien defendidos por sus representantes. Pero el episodio no ha mejorado precisamente la imagen de la Unión Europea entre los británicos.♦

CONSEJEROS

En derecho español, los administradores son, por delegación de las juntas, los responsables últimos del gobierno societario. Administradores, llamados "CONSEJEROS", aunque no aconsejan al presidente sino que lo eligen de entre ellos. QUEREMOS CONTAR QUÉ PIENSAN, Y POR QUÉ, quienes administran nuestros capitales, nuestros votos y nuestros derechos en las grandes sociedades cotizadas, y en las grandes instituciones surgidas para defendernos y representarnos, para marcar el rumbo.