RU: Por qué Johnson quiere un acuerdo

Un acuerdo comercial con la UE no tendría más que ventajas para Boris Johnson. Sería bueno para la economía nacional, muy golpeada por la crisis, para su relación con Joe Biden y para su propia popularidad.

Hace un año, Johnson se reunió mano a mano con el PM irlandés, Varadkar, para desatascar el acuerdo con Europa.

Siempre me ha entusiasmado la idea de un acuerdo comercial con nuestros amigos y socios europeos. Se puede llegar a un acuerdo, los planteamientos son claros, sólo tenemos que hacerlo… si podemos”. Preguntado el 8 de noviembre por el canal de televisión Sky News, el Primer Ministro británico Boris Johnson dijo que era optimista sobre la posibilidad de firmar un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea. Esto, a pesar de que su portavoz fue claro después de su conversación telefónica del sábado con la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen: “Aunque se han hecho progresos, siguen existiendo diferencias significativas en varias áreas”.
——Sin embargo, el tiempo se está acabando. El gobierno británico tiene que esperar 21 días después de la firma del acuerdo antes de poder ratificarlo, y probablemente tendrá que aprobar un proyecto de ley para incorporar el acuerdo a la legislación británica. Por la parte europea, el acuerdo tendrá que ser estudiado por el Parlamento Europeo. Debido a sus implicaciones comerciales, este escrutinio será mucho más exhaustivo que el del acuerdo de retirada de la UE negociado el año pasado. Sobre todo, explica un eurodiputado alemán, que “no es nada seguro que el Parlamento lo apruebe: la unidad europea podría resquebrajarse ya que nuestros objetivos difieren enormemente entre nuestros estados miembros y nuestros diferentes partidos”. Y porque, para más inri, todas las votaciones y discusiones se realizan por videoconferencia.
——El año pasado, Boris Johnson rompió el punto muerto al reunirse cara a cara con el Primer Ministro irlandés Leo Varadkar para encontrar un compromiso sobre el protocolo de Irlanda del Norte. Johnson estaría tratando de hacer lo mismo este año pero con una sesión de negociación más numerosa que tal vez le beneficiaría, en tanto que la unidad de los europeos se podría romper puesto que no todos tienen los mismos objetivos. La cuestión de la pesca concierne principalmente a Francia e Irlanda; el presidente Emmanuel Macron se niega a aceptar que el Reino Unido deje de estar incluido en el sistema de cuotas de la UE para no parecer que está torciendo el brazo, a falta de un año y medio para las elecciones presidenciales.


“El cambio en Washington es también un empujón hacia el acuerdo. No creo que quiera empezar hablando de Irlanda del Norte, Brexit y desacuerdo”


De cualquier manera, Boris Johnson necesita un acuerdo. La semana pasada se vio obligado a confinar otra vez todo el país. El llamamiento de la oposición laborista al confinamiento nacional y la elección de los países vecinos de confinarse de nuevo hizo que fuera demasiado arriesgado políticamente mantener su política de confinamiento local; si hubiera fracasado, se le habría acusado de irresponsable.

El señuelo de un acuerdo con EEUU
Sin embargo, las consecuencias para la economía parecen ser desastrosas. Aunque su ministro de finanzas ha anunciado la ampliación de las medidas de apoyo a los empleados despedidos a tiempo parcial, los trabajadores autónomos y las empresas, el Primer Ministro no puede correr el riesgo de seguir perturbando el comercio de las empresas que comercian con la UE. A principios de noviembre, la National Audit Office expresó sus temores por la falta de preparación de las empresas para una llegada de los controles aduaneros el 1 de enero. Por su parte, el Banco de Inglaterra advirtió que el comercio con la UE se vería interrumpido en el primer trimestre de 2021, incluso si se llegara a un acuerdo.
——El cambio de administración en la Casa Blanca es también un empujón hacia el acuerdo. Durante su entrevista con Sky News, Boris Johnson dijo que pensaba que podría cerrar también un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos pero que “¡son negociadores muy difíciles!”. Por lo tanto, prefirió centrarse en el próximo giro de la administración de EE.UU. a favor de la lucha contra el cambio climático antes de la COP-26, prevista para el próximo año en Escocia.


“Dublín y la UE solo ven la frontera con Irlanda del Norte, crucial para los republicanos; ignoran la de Irlanda del N. y Gran Bretaña, crucial para los unionistas”


A los ojos de los críticos del líder conservador, que lo describen como un firme partidario de Donald Trump, este giro es puro oportunismo. Obviamente olvidan que fue Theresa May y no Boris Johnson quien caminó de la mano de Donald Trump. Sobre todo, BoJo no dudó en tomar decisiones que a veces hicieron gritar a Washington: desde la aplicación, en abril pasado, de un impuesto del 2% para todas las plataformas de venta digital (a lo que se opuso la UE) a la selección del chino Huawei para una parte de los contratos de instalación de su infraestructura 5G, pasando por otros muchos desacuerdos en materia diplomática.
——Finalmente, el gobierno reveló que un acuerdo con los Estados Unidos aumentaría el PIB británico sólo entre un 0,02% y un 0,36% en quince años. Por lo tanto, Boris Johnson no se arriesgará a afrentar al pueblo británico, especialmente a sus agricultores y votantes, por tan poco. Menos aún cuando muchos partidarios del Brexit, incluyendo a Dominic Cummings, el asesor especial del Primer Ministro, han rechazado explícitamente la idea de hacer del Reino Unido un promotor total del libre comercio. En realidad, esos acuerdos comerciales podrían debilitar aún más las antiguas regiones industriales que los conservadores quieren regenerar. Así que un acuerdo con los Estados Unidos nunca ha importado realmente a los responsables de la toma de decisiones. Es el acuerdo con la UE el relevante.

Dominic Raab, ministro de Exteriores del RU, dice que es la UE quien pone en peligro el Acuerdo de Paz del Viernes Santo.

Empujados por Dublín
Finalmente, muchos observadores aseguran que el deseo de Boris Johnson de desafiar el acuerdo de paz del Viernes Santo irlandés sería irremediablemente condenado por Joe Biden, de origen irlandés. Como nos recuerda Holger Hestermeyer, profesor de Resolución de Disputas Internacionales en la Universidad del King’s College de Londres: “el Reino Unido quiere preservar el Acuerdo de Paz del Viernes Santo porque asegura la paz en una parte del Reino Unido”.


“Según el Banco de Inglaterra, aun con acuerdo, en el primer trimestre del 2021 habrá una interrupción del comercio con la UE”


Esto es lo que el Secretario de Asuntos Exteriores, Dominic Raab, repitió el domingo por la mañana: “No es el Reino Unido el que está poniendo en peligro el acuerdo de paz, sino la UE”. Un diplomático británico que desea permanecer en el anonimato explica: “Los europeos, empujados en esta dirección por Dublín, sólo ven una frontera que hay que proteger haciéndola fluida: la frontera entre las dos Irlandas, que es importante a los ojos de los republicanos. Olvidan que la frontera entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña es igual de importante a los ojos de los unionistas. Cuestionar cualquiera de los dos sería poner en peligro la paz”. Algo que la UE obviamente no entendió.
——Por otro lado, un acuerdo tendría una ventaja innegable en la relación anglo-americana: “No creo que el Primer Ministro quiera que su primera conversación con Biden sea sobre Irlanda del Norte, Brexit y la ausencia de acuerdo”, dijo el ex ministro Nicky Morgan. “Conseguir un acuerdo hará esta conversación mucho más fácil”.♦

CONSEJEROS

En derecho español, los administradores son, por delegación de las juntas, los responsables últimos del gobierno societario. Administradores, llamados "CONSEJEROS", aunque no aconsejan al presidente sino que lo eligen de entre ellos. QUEREMOS CONTAR QUÉ PIENSAN, Y POR QUÉ, quienes administran nuestros capitales, nuestros votos y nuestros derechos en las grandes sociedades cotizadas, y en las grandes instituciones surgidas para defendernos y representarnos, para marcar el rumbo.