El banco de inglaterra quiere evitar los tipos negativos, visto el resultado en la eurozona. Lo que parecía una medida de choque dura ya 6 años y ha puesto al sistema financiero contra las cuerdas.

La depresión y la caída de la inflación -o incluso deflación- han llevado a los bancos centrales a probar un experimento nefasto: los tipos de interés negativos. Incluso Christine Lagarde habla de poner el tipo de interés de referencia en el -2%…

Para acceder a este contenido, necesita una suscripción a la Revista Consejeros, vea los "PLANES DE SUSCRIPCIÓN".
Si ya dispone de una suscripción debe "INICIAR SESIÓN".