La llamada ‘reconstrucción’ entraña un desafío crucial, hacerlo bien o mal. Y lo que se empieza a apreciar es un batiburrillo de ideas y propósitos ideologizados.

Enrique Badía y Liberal

Nueve meses después de que un desconocido bichejo -bautizado SARS Cov2- pusiera todo patas arriba, demasiados ciudadanos no entienden el errático y variopinto vaivén de medidas -prohibiciones- que las autoridades van imponiendo frente al avance descontrolado de la infección. Les cuesta porque siguen siendo más las preguntas que las respuestas, tanto sobre lo ya pasado y lo presente, como referidas al porvenir. No ayuda desconocer quiénes son o qué hacen esos científicos y expertos que -se asegura- están avalando desde el principio todas las decisiones: ¿si existen, por qué se ocultan? Para la mayoría que acata cuanta disposición se encadena,

Para acceder a este contenido, necesita una suscripción a la Revista Consejeros, vea los "PLANES DE SUSCRIPCIÓN".
Si ya dispone de una suscripción debe "INICIAR SESIÓN".