“No hacen falta más comisiones, basta con desempolvar los informes existentes y poner en marcha las reformas pendientes en educación, sanidad y justicia”.

F. González Urbaneja

Macron trata de despertar la Francia caída, a esa sociedad republicana rica desde hace siglos, culta, orgullosa, pero adormilada, que vive de una despensa bien repleta en cómoda decadencia. El joven presidente lo intenta con poco éxito, las reformas tropiezan con resistencias insuperables. Encarga a un aliado experimentado, al centrista François Bayrou, que se ocupe de la Comisaría (de la Recuperación), vieja institución muy francesa que gestionó con acierto Jean Monnet cuando la idea de la Unión Europea solo era un sueño de la prudencia. La Comisaría del Plan tiene que pensar a largo plazo, poner luces largas para recuperar Francia y colocarla en el siglo XXI. A Bayrou el presidente le ha señalado tres prioridades: independencia estratégica que prevenga de riesgos futuros; sistema sanitario eficiente; y una justicia adaptada al tiempo y a los valores republicanos.

Para acceder a este contenido, necesita una suscripción a la Revista Consejeros, vea los "PLANES DE SUSCRIPCIÓN".
Si ya dispone de una suscripción debe "INICIAR SESIÓN".