«El PSOE actual no tiene líneas rojas, puede subir, bajar o mantener los impuestos… según convenga, puede pactar unos compromisos de gasto para luego olvidarse de ellos por razones sobrevenidas; puede asumir un déficit mayor o menor porque una vez aprobada la ley se verá cómo se ejecuta. El cumplimiento presupuestario no figura entre las prioridades políticas, hay otras urgencias. De lo que se trata es de disponer de un presupuesto que se pueda presentar en Bruselas para obtener luz verde a los flujos financieros europeos, que son imprescindibles y que en buena parte ya se han gastado o están comprometidos»

Para acceder a este contenido, necesita una suscripción a la Revista Consejeros, vea los "PLANES DE SUSCRIPCIÓN".
Si ya dispone de una suscripción debe "INICIAR SESIÓN".