Texto: Eva Cairns
Senior esg investment analyst, Aberdeen Standard Investments.

Las promesas de las empresas de tener emisiones “cero neto” sólo tienen sentido si están respaldadas por planes de acción creíbles que no dependan en exceso de la compensación.

Eva Cairns

Una oleada de promesas. Cada vez más países, ciudades y empresas se han comprometido a convertirse en «cero neto» en emisiones para 2050 y así cumplir los objetivos del Acuerdo de París. Las estimaciones sugieren que, en conjunto, estas promesas representarían casi el 25% de las emisiones mundiales y el 50% de la producción mundial.

Para acceder a este contenido, necesita una suscripción a la Revista Consejeros, vea los "PLANES DE SUSCRIPCIÓN".
Si ya dispone de una suscripción debe "INICIAR SESIÓN".