La reestructuración va dando sus frutos, con una fuerte reducción del apalancamiento: 2,2x DN/EBITDA vs 5,4x en 2015. El cierre de proyectos problemáticos y la mejora en la gestión del circulante permiten sanear el balance pero la crisis resta visivilidad a los resultados y lleva a posponer la decisión sobre la vuelta al dividendo.

Para acceder a este contenido, necesita una suscripción a la Revista Consejeros, vea los "PLANES DE SUSCRIPCIÓN".
Si ya dispone de una suscripción debe "INICIAR SESIÓN".