Frenéticas bajadas de tipos (más de un centenar en todo el mundo) e inyecciones de liquidez de los distintos bancos centrales, por más de $6 billones, se suman a los estímulos fiscales ya comprometidos, de todo tipo, por otros $9 billones. Un paquete de ayudas sin precedentes que supone un 19% del PIB mundial del 2019. Todo para intentar una recuperación en V que mitigue los efectos (-5% del PIB mundial) de tan inesperada recesión.

Para acceder a este contenido, necesita una suscripción a la Revista Consejeros, vea los "PLANES DE SUSCRIPCIÓN".
Si ya dispone de una suscripción debe "INICIAR SESIÓN".